Historia

Hace algunas décadas atrás se conocía en todo el país Maderas Hildebrand (el supermercado de las maderas). Hoy se conoce en todo el país los productos Hilagro (harinas y fideos), porque están presentes en el mercado nacional. Detrás de una empresa progresista siempre hay una mente creativa y vanguardista. Es claramente visible de que en la mente y en el corazón del señor Albert Hildebrand nació la idea del proyecto Gutenberg para Campo 9.

Esa visión clara y transparente, que confía en la educación, no es muy común en la mayoría de los empresarios. Ya en el año 2008, con la iniciativa del señor Hildebrand, se reunieron Albert Hildebrand, Jonny Hildebrand, Arnold Epp y Theodor Löwen en las oficinas de MEDA para un intercambio de ideas sobre la posibilidad de crear un colegio para la comunidad de Campo 9. El proyecto que fue elaborado, no calzó en la visión de los empresarios y quedó archivado.

Recién en el año 2012 se llegó a concretar un proyecto, en el cual el Prof. Theodor Löwen se comprometió de acompañar la creación, la preparación y el arranque de un colegio, al estilo Gutenberg, en la localidad de J. E. Estigarribia (Campo 9). Se logró un convenio histórico, que puede servir de modelo para otras empresas, entre la Asociación de Cooperación Empresarial para el Desarrollo Comunitario (CEDEC), la Asociación Hermanos Mennonitas (AHM), el Kinderwerk Lima (KWL) y la Iglesia Evangélica Mennonita de Campo 9 (EMG).

En dicho convenio, la CEDEC se comprometió con la infraestructura, el equipamiento y el financiado del subsidio en general, mientras que las otras asociaciones se comprometieron con el proyecto académico – educativo propiamente dicho.

Cabe mencionar que el empuje de todo este proyecto estuvo en la mente y el corazón de los empresarios Albert Hildebrand (Hilagro) y Jacob Falk (Transagro). Ellos extendieron la mano, no para llenar sus bolsillos con más riquezas, sino para ofrecer servicios básicos de salud y educación a las personas menos favorecidas. Pruebas de ello están a la vista con el Hospital Luz y Vida y el nuevo Colegio J. Gutenberg, ambos en Campo 9.

El año 2012 fue el año de construcciones. Se trabajó en forma acelerada y el señor Hildebrand dirigió las obras personalmente. Encontrar profesores, el personal administrativo y directivo fue una ardua tarea desde el mes de agosto de 2012.

Posteriormente, se contactó con el Prof. Marcelo Warkentin, quien residía en los EEUU desde hacía 17 años, y el Señor Todopoderoso permitió que Marcelo y su familia pudieran mudarse a Paraguay en el mes de setiembre de 2012. Después de un mes de pasantía en el Colegio Gutenberg de Asunción, la familia Warkentin se trasladó a Campo 9, a la casa construida para ellos. Fue allí que comenzó la preparación del profesor para asumir la Dirección General del futuro colegio.

En ese tiempo, también, se concretó el acuerdo con el Pastor Larry Siemens, quien tomaría el cargo de capellán del colegio a partir del año 2013. No fue fácil poder cubrir todos los puestos con personal competente y bien preparado.

Durante la etapa de construcción se tuvo una breve visita del entonces Presidente de la República, el Dr. Federico Franco. Cabe mencionar que la construcción es de primera calidad, muy amplia, generosa y acorde con los sueños del señor Hildebrand.

Además, cabe resaltar que llegó a hacer un acuerdo con la escuela El Sembrador, que funcionaba desde el Jardín de Infantes hasta el 3ª grado, en el predio de la guardería dirigida por la Iglesia Evangélica Mennonita de Campo 9 (EMG). Esta escuela iba a cerrar sus puertas y sus alumnos serían recibidos en el nuevo colegio Gutenberg, pero seguirían recibiendo el apoyo de la iglesia EMG.

El Colegio J. Gutenberg fue habilitado por el MEC hasta el 9° grado por resolución número 714 de fecha 05 de abril de 2013 con el nombre: Escuela Básica Johannes Gutenberg, en carácter privado subvencionado, número 7.926. Por resolución número 1.288 del 30 de noviembre de 2015 se autorizó la apertura de la Educación Media; y por resolución número 229 del 01 de setiembre de 2016 se habilitó el 1er. curso del bachillerato.

El Colegio J. Gutenberg abrió sus puertas el 19 de febrero de 2013 para iniciar el primer año lectivo con 306 alumnos inscriptos desde el Jardín de Infantes hasta el 7° grado.  El colegio fue inaugurado oficialmente el 06 de abril de 2013 a las 10 Hs., con la presencia de los alumnos, padres, profesores y las autoridades de la comunidad y del Ministerio de Educación y Ciencias.

El gran desafío del primer año era crear una cultura e identidad institucional para la familia Gutenberg. El Prof. Theodor Löwen acompañó al Prof. Marcelo Warkentin durante el primer año lectivo (2013), a fin de ir ambientándolo a  la cultura paraguaya, la cual era nueva y llena de oportunidades de aprendizaje para el nuevo director.

Haciendo una mirada atrás, el señor Hildebrand dice que el colegio es hoy lo que ellos habían soñado y que los socios de CEDEC y su familia seguirán decididamente apoyando el proyecto Gutenberg en el futuro, inclusive con los proyectos de ampliaciones como: Laboratorio, Mecánica de Motos, Cocina y otros. Para estos proyectos existen convenios con otras empresas, que apoyarán fuertemente estas ampliaciones en beneficio de la formación de los jóvenes de la zona.

Asimismo, manifiesta que el colegio goza del apoyo y de la buena voluntad de las autoridades de la Municipalidad, del MEC y de la comunidad en general. El colegio está abierto para toda la población sin distinción de credo ni de raza, y en manera especial para los alumnos de familias menos favorecidas económicamente. También está abierto para que se acoplen otras empresas o instituciones al proyecto, a fin de fortalecer el desarrollo de la comunidad.

A pesar de su corta historia, el colegio ya ha sido de gran ayuda a muchísimas personas. Para muchos es como un oasis en el peregrinar por la vida en este mundo lleno de adversidades. Quizás nunca podamos dimensionar ni saber en su totalidad todas las bendiciones que la gente ya ha recibido y seguirá recibiendo a través de esta institución dispuesta de servir a Dios, a la patria y al prójimo.

El señor Albert Hildebrand deja un mensaje para toda la familia del colegio J. Gutenberg: Que todos hagan el máximo esfuerzo para transmitir un testimonio claro y transparente de la salvación del evangelio de Jesucristo con su modo de vivir y trabajar. Ocupar un puesto en el colegio significa mucho más que un simple lugar de trabajo, es un ministerio, una oportunidad y una responsabilidad de formar vidas jóvenes para el futuro de la comunidad de Campo 9 y para el reino de Dios.